Viajecillos

Viajes subanales por la geografía

Bronchales

28 de marzo de 2005

Trickens:

Si Morgan Freeman lo hubiera presenciado, sin duda lo habría definido con dos simples a la par que expresivas palabras: canela fina.

Está vez nos hemos dejado caer por el monte de Albarracín, cortesía del INEStimable Tinins que es poseedor de una pequeña casita en Bronchales, pueblo pintoresco y quizá según él algo infectado de la raza Makoy (pero no de buen roy).

El viajecito, escaso en tiempo pero altamente aprovechado, se resume fácilmente: mucho monte, visita a la cuidad que no existe con procesión de semana santa incluida, intento frustrado de “total disaster” saliendo por la noche, una buena sobada en Broncho con el sonido de fondo de la sexta sinfonía Makoista (es lo que tiene el que haya una discoteca de “chunda chunda” a veinte metros de la casa) y, como colofón, sardinas a la brasa regadas a base de tientos a un riverita del Duero, cosa fina.

Y es que los subanales, de vez en cuando, si sabemos lo que nos hacemos aunque no tengamos ni puta idea.

La sección de fotos ya vuelve a estar caliente con las recopiladas en esta escapada. Vale echar un vistazo a los calandras para ver quién lo tiene más bonito, pero se avisa que quién pase más de diez segundos observándolos, quizá tenga que replantearse sus tendencias sexuales, o quizá confirmarlas definitivamente ;-)

Por último, comentar que ya estoy deseando el siguiente viajecito, a ser posible con todos los integrantes posibles, incluyendo Milingos, Lores Irlandeses, Samuelines, artistas teatrales y todos los hologramas y amigas de hologramas habidas y por haber. Por pedir que no quede.

Luiso:

Jueves 24 de Marzo, en la sobremesa, tumbado en mi cama y viendo la tele escucho de fondo el timbre del telefonillo, seguido de la voz de mi madre diciendo:

— No sé si está Luis. ¿Luis, estás?

Claro que estoy mamá. Acudo al telefonillo y escucho como mi nombre es entonado al estilo subanal

— Luisooooo!!!-

Tinin’s y Estebanez están al otro lado. Me reuno con ellos y vamos en busca del Chawance. Con éste último en el coche nos piramos a Paracuellos a buscar a Trickens. En casa de éste y con Rocco encerrado para evitar catástrofes, nos vemos en la tesitura de elegir entre hacer una parrillada en casa Tricken’s el sábado o bien partir al día siguiente a Bronchales. Unánimemente y en tono subanal gritamos "Si hay que ir a Broncho, pues se vaaaa!! Con elegancia".

Comienza mi desquiciamiento por la falta de organización. Quedamos citados Estebanez, Tinin’s, Tricken’s y yo al día siguiente a las 9:30 en el brich. Ya con mi comida guardada en el tupper y con todo organizado recibo una llamada del Tinin’s: "Luisoooooo, hay un problemaaaa. No encuentro las llaves de Broncho". Ahhhhh! Me desquicio más todavía!!!. Momento crítico, en media hora sabré si nos piramos o bien si se aborta el viaje. Por fin se soluciona todo, allí habrá unas llaves esperando....

Estebanez:

Viaje rápido. Organización subanalística muy poca. NO PASA NADAAA porque contamos con una familia de Sagunto que nos hace hogueras y nos regala aceitunas, además de la presencia de sus hijas.

Ha quedado demostrado que mis ganas de fiesta disminuyen con el tiempo. Sin embargo, el episodio vivido en Teruel (capital) es un hecho aislado, Estebanez tiene cuerda para rato, pero con un tope, que quede claro.

Personalmente, me pareció muy interesante la procesión con todos los tambores dale que te pego. Había algunos pasos que eran bailables, pero no es plan...

Este ha sido el viaje en el que había que desgastar el nombre de Luiso. Con cada canción, tono o ritmo comenzaba un duo de tenores (a veces trío) entonando el nombre del subanal de honor por doquier. Paciencia infinita.

Los subanales necesitamos hacer mas viajes de esta calaña, pero intentando ampliar el tamaño del grupo como opción primordial. ¿Próximo destino? ¿¡Quí lo sá!?

Baterías cargadas. Vuelta a la contaminación ¡Oh no!

SABER VIVIR (Tininsero):

¿CÓMO? ¿DIETA? Ahhh, que quieren hacer dieeetaaa? Les recomiendo encarecidamente que hagan el ejercicio Bronchalicio. Su base es un número de calorías ingente en pequeñas dosis, el secreto el riego, los lugares donde se ingieren y la subanalidad en el ambiente. ¿Cómo si no se explica que los subanales gocemos de cuerpos tan altamente serranos? El LUISOOO ha cambiado el flotador por los cuadraditos, el Trickens tiene frio en las manos hasta en una sauna, Estebanez cada vez que se pee se giña y el Tinins con los años se haya convertido en un personaje del Greco.

— Tenemos una llamada, la pasamos a la estrella del programa, la doctora Roselló.
— Hola, soy Inés y quería hacer una consulta. Mire doctora Rita, desde hace unos años ya vengo sintiendome el centro de atención. Es una sensación que aumenta mis ansias prostituyentes, usted imagine que un grupo de buenorros día y noche le mentan a una con las burradas más inverosímiles que puedan salir de boca alguna. Aparte comentarle que me pica la vagina, gracias.
— Mira Inés (puta puta puta, bufff, como cuesta reprimirse), en principio no debes preocuparte por lo de los picores, yo vengo diciendo que lo más importante para prevenir los picores es desayunar fuerte, con frutas (y pollas frescas en tu caso so puta), cereales y leche (de burra so guarra). Respecto a lo otro Saber Vivir recomienda: márcate una escapadita a Bronchales con los Subanales, garantizado el relax, el humor sobra, la camaradería y el buen hacer la tónica del viaje y ante todo, todo muy muy anal, como debe ser.
— Gracias doctora (buff, sq si no fuera por los subanales ni existía) ¡VIVAN LOS SUBANALES Y VIVA YO QUE POR ALGO SOY INÉS!



Comentar este artículo

Comentarios anteriores:


Comentar este artículo


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)